La Industria Habla es el insider de TAGMAG para que conozcáis mejor las labores que hay tras bambalinas. En esta sección: La labor del booker, al descubierto.

La definición rápida y fácil de booker es la persona que se encarga de contratar a las bandas y a los artistas que tocarán en un evento. Pero en realidad no es solo eso, sino que abarca desde las decisiones artísticas hasta la negociación, pasando por las estrategias para que las cosas acaben saliendo como tú quieres y conseguir darle cierta narrativa y sentido a la imagen global. Es la manera como yo veo y entiendo lo que hago. Así lo hacemos concretamente en Primavera Sound, MUTEK o Nitsa: dar representaciones del momento – no solo musical, sino también social –, en forma de festival musical.

Me gustaba mucho la música de pequeño, empecé montando conciertos casi por accidente. Yo iba en skate, tenía 13 años y mis amigos más mayores querían hacer una exposición en Vic. La exposición nunca llegó a hacerse, pero yo ya tenía en mi mente la fiesta de inauguración planteada con Les Aus y Qa’a, dos grupos de psicodelia de aquí, y acabé montando la fiesta en un local donde hacían conciertos de jazz para gente mayor. De repente, vieron cómo iba gente más joven al local y me dijeron “empieza a hacer esto más a menudo”. El segundo concierto fue Mujeres. Paralelamente a esto, estuve trabajando de periodista musical en el diario regional de Vic y en otros medios como Go Mag, TIUmag o Trax. Iba montando conciertos de tanto en tanto pero no me dedicaba exclusivamente a eso, fue muy progresivo. Al tiempo empecé a montar conciertos en Nitsa, cuando se hacía más rock. ¡De esto que te hablo yo tenía 18 años! A todos les caía en gracia el niño ese que montaba conciertos y creo que, la suerte que he tenido, es que cuando cumplí 20 la gente ya me conocía desde hacía años.

El hecho de que con 20 años la gente ya me conociera me abrió las puertas para acabar trabajando para MUTEK y Primavera siendo tan joven (empecé a los 23). Un momento clave de esto fue cuando empecé a trabajar en MUTEK. Yo vengo de la movida rock, indie, pero cada vez me llamaba más la atención la música electrónica, que es muy experimental. No me acuerdo de nada de la primera noche que visité MUTEK en 2011, pero me cambió la vida (risas). A los 22 o 23 pasé un año en el que me propuse intentarlo todo, estuve trabajando en muchos eventos de Barcelona, clubes,… ofreciéndome a colaborar gratis. Y fue cuando di con Pat (Quinteiro, directora de prensa de MUTEK) y me dijo que me reuniera con el director de MUTEK, Alberto Nerone, para unirme al equipo de comunicación del festival. Cuando me reuní con Nerone conectamos tanto que me ofreció la oportunidad y el honor de llevar la programación con él. Así entré en el equipo de bookings de MUTEK, y al medio año me llamaron de Primavera Primavera, que vino con el pack de Nitsa. 

También trabajé un tiempo en ImaginCafé, y fue una gran oportunidad porque pude traer a artistas que no hubiera sido posible traer fuera del marco de un festival. Hice algunos de los conciertos de los que estoy más orgulloso como, por ejemplo, Mohammad Reza Mortazavi, un percusionista iraní increíble, o Laraaji, uno de los hitos del ambient, entre muchos otros. Estoy muy contento con aquella etapa y ahora estoy en contacto con Casa Bonay para hacer cosas. 

Por otra parte, mi historia con Primavera Sound viene desde hace años. La primera vez que fui PS yo tenía 13 años e, imagínate, para un niño de esa edad de Vic, descubrir un festival así te cambia la vida. Te das cuenta de que no estás solo, de que estás con 30.000 personas a las que también les gusta esa música.

Un día escribí un post en el antiguo foro de PS diciendo: “tengo 13 años, ¿puedo ir al festival con mi padre? Ah, y hay 5 artistas que me encantan, ojalá los añadáis a la programación”, y los nombré. Gabi Ruiz, el director del festival, me escribió directamente para invitarnos al festival, sorprendido por que conociera a esos grupos y confirmándome que algunos de ellos estaban contratados para el festival de invierno, pero no anunciados aún. Además, me dijo que mi padre y yo teníamos entrada al festival. Años después de eso conocí a Fra Soler (director de booking). Le conocí porque William Dafoe – uno de los residentes del Nitsa – es muy amigo mío del instituto y fue, en un principio, a través de él. 

En un festival como Primavera Sound las decisiones se toman siempre en equipo. Cada mañana pasamos un par de horas decidiendo y programando el line up, intentamos mantener el eclecticismo que tanto caracteriza la historia del festival y, como he dicho, representar diferentes cosas que creemos que tienen que estar.

El equipo de booking del festival consta de Gabi Ruiz, Fra Soler, Abel González, Ivone Lesan, Camila Salinas, Carles Baena, Laura Garde y un servidor y es el balance entre nuestros gustos en común y nuestras obsesiones en particular lo que hace que el festival tenga un cartel tan ecléctico y expansivo. Además, tenemos la suerte de trabajar con un increíble equipo en los otros departamentos del festival y es gracias a ellos que Primavera Sound es lo que es: no solo un festival con un cartel interesante sino también con una identidad y una comodidad muy poco común entre los festivales de grande formato.

Al ser un cartel tan grande, es un gusto enorme para un booker poder trabajar en un festival así, porque puedes programar desde Radiohead en el escenario principal, hasta otra banda súper extraña para el Auditori. También tenemos el Warehouse: un club indoor para 800 personas que es el escenario más experimental e intenso del festival. Allí es donde hicimos un showcase de WARP en 2018. Hemos hecho muchas cosas increíbles, ya que puedes ir de lo más grande del mundo a lo más nicho. Es increíble que un festival tan masivo como Primavera Sound pueda hilar tan fino y a la vez mantenerse a la vanguardia.

Primavera Sound fue pionero al nivel de un festival a esta escala, pero en realidad es una cosa que va de la mano de la actualidad. Creo que es muy importante darse cuenta de esto y estoy muy orgulloso de nuestra edición New Normal, que es la que consiguió el cartel paritario, entre otras cosas, ya no solo en lo referente al género, sino también en el país de procedencia, orientación, géneros fluidos, queer,… Recuerdo que en 2019 hubo un tweet de Geoff Barrow de Portishead que decía “Primavera ha conseguido lo que ningún otro festival ha hecho, que es llegar a ser el festival más diverso y seguro en el que he estado”. Fue genial, además recuerdo que yo iba por el festival y la gente cogía papeles del suelo y los tiraba a la papelera, venía y te daba las gracias. Todos estaban súper contentos ya que, fueran como fueran, todos se sentían representados en el festival.

Para descubrir nuevos sonidos sirve todo. Sin embargo, no puedes quedarte solo con las listas de Spotify y con lo que lees en Pitchfork, porque acabarás con un festival muy similar a otros. Tienes que complementarlo, aquí en el equipo tenemos a especialistas en metal, electrónica, jazz de UK… aunque la verdad es que todos escuchamos de todo y siempre intentamos encontrar nuevas conexiones y formas excitantes para descubrir música.

También está la música urbana. Es importante dar contexto a las cosas y no centrarse únicamente en dar lugar a la tendencia del momento. Cuando trajimos a J Balvin, también trajimos a Ivy Queen o Hurricane G,… En cuanto a hip-hop, hemos traído lo más moderno pero a su vez hemos traído a Nas. Buscamos a artistas que raramente tocan, contando con el hip-hop grande y con el hip-hop pequeño. De hecho, en 2018 hicimos un escenario llamado SEAT Village en el que estuvieron artistas como Celeste, Little Simz, Junglepussy, AJ Tracey o Kaydy Cain, en un escenario tan solo para 1000 personas. Con esto quiero decir que hay que mantener un equilibrio, no bookear solo a los artistas que ya tienen status, sino apostar por los que todavía no lo tienen, pero tienen potencial. Hay que equilibrar el cartel.

Por lo que se refiere a los próximos planes: acabamos de cerrar una edición híbrida de MUTEK en Barcelona y desde Primavera Sound preparamos una nueva edición del ciclo de verano Nits del Fòrum, con artistas como Bad Gyal, Duki o Rigoberta Bandini. Así se hará más ligera la espera para el Primavera Sound 2022 y la reapertura de Nitsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here